Los caraítas

Dentro del mundo túrquico sin duda uno de los grupos más sorprendentes y enigmáticos son los caraítas o karaim. Se trata de un grupo étnico repartido en pequeñas comunidades a lo largo y ancho del mundo cuya identidad colectiva se fundamenta en su fe religiosa. Efectivamente el caraísmo es una rama del judaísmo, que a grandes rasgos se basa en el valor preponderante que conceden a las Escrituras (el Tanaj o Antiguo Testamento), frente a la corriente mayoritaria del judaísmo, la rabínica, que incorpora los preceptos del Talmud, la tradición oral.

Kenesa caraíta de Vilnius

De hecho, la palabra “caraíta” proviene del verbo qara ‘leer’ (de la misma raíz semítica de la que deriva la palabra “Corán”), es decir, ya el propio etnónimo es un reconocimiento de la autoridad de la Ley Escrita. Los templos donde se reúnen los caraítas no se denominan sinagogas, sino “kenesas”.

Todo esto no tendría mucho interés en un blog como este, si no fuera porque una buena parte de quienes profesan esta fe hablan una lengua túrquica: el caraíta, o karaim. Sus asentamientos tradicionales están en la península de Crimea, en Lituania y en Polonia.

No se sabe en qué momento se produjo la turquización de los caraítas, de hecho su origen mismo es bastante oscuro. Básicamente lo que no se ha logrado saber es si los actuales caraítas son descendientes de judíos que adoptaron la lengua turca o descendientes de turcos que adoptaron la religión judía. Los propios caraítas se reclaman herederos del reino jázaro, un reino túrquico medieval radicado en las estepas del norte del Cáucaso cuyos gobernantes se convirtieron al judaísmo presumiblemente en algún momento entre los siglos VIII y IX. Como rasgo significativo de su antigua turquicidad baste recordar que entre ellos es frecuente llamar a Dios con el nombre túrquico de Tengri o Tanrı, en lugar del más común Yahvé.

Moneda conmemorativa de los 600 años de presencia caraíta en Lituania

Sabemos que ya en el s.XIII los caraítas formaban una comunidad de cierta importancia en la península de Crimea, a orillas del mar Negro. Uno de sus centros principales en época medieval era Çufut Kale (literalmente “fortaleza judía”).

En 1397, en el transcurso de su guerra en Crimea, el gran duque Vitautas (el mismo que encargó el primer plano de Constantinopla), invitó a 483 familias caraítas a instalarse en Lituania, en concreto en una zona a lo largo de la frontera de su dominio con el de los Caballeros Teutones. Era una franja estratégica que el gran duque pretendía repoblar como colchón defensivo frente a sus enemigos germánicos, y aún hoy viven en ella comunidades caraítas.

Los caraítas de Ucrania, Polonia y Lituania se han dedicado tradicionalmente a la agricultura y la ganadería, a la trata de caballos, y en ocasiones especiales, debido a su dominio de la lengua turca, eran encargados de llevar a cabo el pago de rescates para liberar a prisioneros en manos otomanas.

En los siglos XVI y XVII los caraítas despertaron la curiosidad de numerosos teólogos protestantes, quienes se veían en cierto modo reflejados en su concepción del judaísmo, enfrentada a una tradición rabínica en la que percibían analogías con la Iglesia Católica.

En el s.XVIII numerosas comunidades caraítas comenzaron a distanciarse públicamente de sus orígenes judíos, sobre todo tras la conquista rusa de Crimea. Fundamentalmente trataban de impedir que se les aplicase la legislación restrictiva que en materia de propiedad e impuestos imperaba sobre los súbditos judíos. Alegaban que sus ancestros llevaban en Crimea desde el s.VI, donde habían sido enviados tras la conquista de Israel por parte del rey Senaquerib de Asiria. También alegaban que no se encontraban en Palestina en el momento de la crucifixión de Jesús. La administración rusa transigió con sus peticiones y desde 1795 los caraítas de Crimea dejaron de ser judíos a efectos legales.

Notitia Karaeorum, importante obra del s.XVIII sobre los caraítas

Durante la Segunda Guerra Mundial los caraítas fueron excluidos de la política nazi de exterminio de los judíos. Los nazis no los veían como hebreos, sino como un pueblo túrquico más, similares a los tártaros, de modo que fueron objeto del mismo trato que otras poblaciones no eslavas de la Unión Soviética, a quienes al final de la guerra los nazis trataban de volver en contra de la mayoría rusa.

Desgraciadamente se ha sabido que en 1944 había un número nada desdeñable de caraítas sirviendo en la Wehrmacht y en las Waffen-SS, de modo que se confirma la trágica paradoja que supone la existencia de judíos combatiendo codo a codo con los nazis.

Hoy, en el siglo XXI, perviven poblaciones caraítas no sólo en Crimea, sino también en localidades que actualmente pertenecen a Lituania, Polonia y Ucrania, es decir, los descendientes de las 483 familias invitadas por el duque Vitautas. Entre estas, las comunidades más importantes se encuentran en Halych (Ucrania) y sobre todo en Trakai (Lituania), donde existe un barrio caraíta, una kenesa muy bien conservada y un museo sobre el pueblo karaim. Las casas del barrio caraíta tienen una arquitectura muy particular, con tres ventanas en la fachada que da a la calle, que según la tradición corresponden, respectivamente, a Dios, a la familia que vive en esa casa, y al gran duque Vitautas.

Barrio caraíta en Trakai

El respeto por la comunidad es tal que cuando dos personas se cruzan en la calle del barrio caraíta, es costumbre saludarse en caraíta, aunque ninguno de los dos sea hablante de la lengua.

Si bien su número es extremadamente reducido (la población más importante, la lituana, no llega a 400 personas) los caraítas han mantenido su lengua túrquica a lo largo de los siglos, en parte gracias a su uso en la liturgia.

De hecho al parecer ya hubo traducciones de la Biblia a su lengua en el s.X, textos que se han ido transmitiendo de generación en generación, y gracias a los cuales la lengua caraíta  presenta muchos rasgos arcaicos, algo similar a lo que sucede con el ladino de los sefarditas o el yiddish. Según muchos estudiosos, la actual lengua caraíta, que será objeto de una entrada en este blog, es básicamente la misma que la que se puede leer en el Codex Cumanicus, un texto túrquico para uso de misioneros católicos cuya composición se remonta al s.XIII.

Interior de una kenesa en Eupatoria, Crimea

Aparte de sus asentamientos tradicionales en Crimea y Lituania, ha habido comunidades caraítas esparcidas por numerosos lugares de todo el mundo: Kiev, Moscú, Varsovia, París, Berlín, Jerusalén, El Cairo, Estados Unidos, incluso en España hay atestiguada la presencia de caraítas en el s.XII, aunque sospecho que no se trataba de caraítas de lengua túrquica.

Los caraítas de Estambul

Los primeros caraítas pudieron haber llegado como misioneros a la antigua Constantinopla alrededor del s.X. De hecho, paradójicamente, su lengua litúrgica tradicional no era el caraíta, sino el griego. En el s.XII Benjamín de Tudela cuenta unos 500 caraítas en la ciudad, frente a unos 2000 rabinitas, todos ellos instalados en Pera, y antes de 1453 se estima en siete el número de kenesas en la ciudad. Con la conquista de la ciudad por parte de los turcos numerosos caraítas de la vecina ciudad de Edirne emigraron a la nueva capital, lo que fue el comienzo de una nueva edad dorada para la comunidad. En esa época sobresale la figura del humanista Caleb Afendopolo, un intelectual considerado un mediador entre la comunidad caraíta y la sefardita.

El lugar de asentamiento tradicional de los caraítas, por lo menos en los últimos siglos, es el barrio de Hasköy, donde había también una importante comunidad de judíos sefarditas. En este barrio, próxima a varias sinagogas, se encuentra la única kenesa de la ciudad que sigue en pie. Se trata de un edificio muy humilde, construido en fecha desconocida. Fue restaurada en 1536, pero ardió totalmente en un incendio en 1774 y no volvió a ser reconstruida hasta el s.XIX. En 1908 un nuevo incendio supuso la marcha de la mayor parte de las familias caraítas del barrio.

Antiguamente también había habido comunidades y kenesas caraítas en otras partes de la ciudad: en los barrios de Fener, de Balat y Eminönü, en los terrenos que desde 1597 ocupa la Mezquita Nueva, así como en la parte baja de Gálata, en un barrio conocido como Karaköy, cuyo nombre puede provenir de los propios caraítas (“karayköy”, villa de los caraítas).

Los caraítas de la ciudad se dedicaban tradicionalmente a dos oficios: el comercio de tabaco y la joyería de perlas. Sus lazos con el resto de comunidades caraítas repartidas por el mundo eran estrechos. Durante mucho tiempo Estambul se convirtió en parada obligatoria en las peregrinaciones a Jerusalén y los caraítas locales acogían en sus casas a los peregrinos extranjeros. Muchos de ellos, como Samuel David Bar en el s.XVII, dejaron por escrito vívidas descripciones de la vida de la comunidad.

La comunidad más próxima a Estambul, física y también espiritualmente, era la de Crimea. En no pocas ocasiones muchas familias acudían a Crimea en busca de jóvenes casaderas, que acababan llevando savia nueva a la pequeña comunidad del Bósforo. Los contactos se intensificaron en la Primera Guerra Mundial, cuando muchos caraítas emigraron a Estambul, donde acabaron instalándose definitivamente.

Kenesa de Hasköy en Estambul

Ya en 1955, el intelectual caraíta Simon Szyszman (Simon Şişman) visitó la comunidad caraíta de Estambul y constató, entristecido, su descomposición. Tuvo noticia de varios cementerios caraítas abandonados en la ciudad y alrededores, uno de ellos en Küçükçekmece, antigua localidad, hoy barrio de la ciudad, donde antaño había habido una comunidad caraíta. También conoció los estragos que había causado el incendio de 1908, la pérdida de manuscritos iluminados, de documentos de valor incalculable, de títulos de propiedad y otros tesoros. Concluía con pesar que

No es una exageración decir que desde el punto de vista cultural, la comunidad [caraita] de Estambul es completamente estéril. […]Miserable heredera del otrora brillante grupo de caraítas de Asia Menor y los Balcanes, hoy está muerta espiritualmente.

Sesenta años más tarde, las estimaciones más favorables cifran en menos de cien el número de caraítas de Estambul, entre los cuales la persona más joven ronda los cincuenta años. Con todo, la pequeña kenesa de Hasköy se sigue abriendo en algunas fechas señaladas, y aunque sea de forma testimonial, continúan los contactos con otras comunidades repartidas por el mundo. Es de esperar que algún día las autoridades de Estambul rindan homenaje, acaso en forma de museo, a esta antiquísima y humilde congregación que durante tantos siglos aportó un color más al ya de por sí polícromo paisaje religioso de la ciudad.

Bibliografía

– Arık, Durmuş. «Türklerde Yahudilik ve İstanbul Karayları». 7. Uluslararası Türk Kültürü Kongresi Bildirileri vol 1. Atatürk Kültür Merkezi, 2011.
– Çulha, Tülay. «İstanbul Karaim Cemaati». 7. Uluslararası Türk Kültürü Kongresi Bildirileri vol 1. Atatürk Kültür Merkezi, 2011.
– Green, Warren. «The Fate of the Crimean Jewish Communities: Ashkenazim, Krimchaks and Karaites». Jewish Social Studies. Vol. 46, No. 2, pp. 169-176. Indiana University Press, 1984.
– Kizilov, Mikhail. «The» Karaites of Galicia: An Ethnoreligious Minority Among the Ashkenazim, the Turks, and the Slavs, 1772-1945. BRILL, 2009.
– Stolz, Thomas, y Éva Ágnes Csató. Minor Languages of Europe: A Series of Lectures at the University of Bremen, April-July 2000. N. Brockmeyer, 2001.
– Szyszman, S. «Communaute karaite d’istamboul». Vetus Testamentum 6, n.o 3 (julio de 1956): 309. doi:10.2307/1515802.
– Zajączkowski, Ananiasz. Karaims in Poland: History, Language, Folklore, Science. Państwowe Wydawn. Naukowe, 1961.

Más información

karaim.eu     – excelente sitio de los caraítas de Lituania.

karaimi.org   – sitio de los caraítas de Polonia.

karai.crimea.ua  – sitio de los caraítas de Crimea.

Esta entrada fue publicada en Estambul, lenguas túrquicas. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Los caraítas

  1. gran duque vitautas dijo:

    da b’er’d’i karaylarya k’op yer….

  2. Aga Tzitzit dijo:

    me gusta este blog,,,,aceptas peticiones en plan algo sobre sufís?
    un saludo caraíta,,,

  3. ANGEL GUERRA dijo:

    Excelente artículo.
    Angel Guerra.

  4. He estado buscando durante tiempo sinagogas y pasado judío en el barrio de Hasköy, un dia me encontre esta tenía dudas si esta era la caraita, duda resuelta. Me encanta tu blog contiene información de gran interés y bien documentada, te seguiré con atención te recomiendo el mio sobre Estambul http://planetaestambul.wordpress.com/

  5. Oved dijo:

    Información incorrecta Usted esta confundiendo los Karaylares con loa Qaraítas Le sugiero que lea el libro “Rise to the Karaite Sect” y “Introducction to the Karaite Judaism”

    • kapshagai dijo:

      Antes de nada muchas gracias por participar.

      En la entrada se habla de diversas comunidades de practicantes del judaísmo caraíta. Unas son de lengua túrquica (las de Lituania, Polonia y Crimea). La otra es de lengua griega (la de Estambul). Al resto de comunidades caraítas no se las menciona.

      Desconozco si aparte de estas peculiaridades lingüísticas (que al fin y al cabo es lo verdaderamente relevante para este blog) existen diferencias doctrinales significativas entre las distintas comunidades. Sí es así, y dado que no tengo acceso a la bibliografía que me propone, si aprecia alguna incorrección, le agradecería que lo tratase de resumir en un comentario, de modo que quede claro a todos los lectores de este blog.

      Gracias de nuevo.

  6. Oved dijo:

    Uno de los conceptos errados acerca de los Judíos Caraítas es que desempeñaron un papel
    dudoso en el Holocausto. Frecuentemente dicen que los Nazis no consideraban que los judíos
    caraítas fuesen judíos y que algunos judíos caraítas incluso cooperaron con los Nazis. Dichas
    acusaciones son totalmente falsas. De hecho, ¡ni siquiera había judíos caraítas en Europa durante la época del holocausto, por lo cual jamás hubieran podido cooperar con los Nazis! El acusar a los judíos caraítas de cooperación Nazista, es lo mismo que si se acusara a los judíos etíopes o a los judíos de la India de la misma ofensa, ya que ninguno de esos grupos estuvieron presente en Europa en la época del holocausto. Entonces, ¿de dónde salieron estas acusaciones? Se trata simplemente de una identidad equivocada. El problema es que existen dos comunidades diferentes y separadas, y ambas usan el nombre de “Caraítas[o Karaítas].” El primer grupo son judíos caraítas, como yo. El nombre “Caraíta” significa Escriturista Hebreo (del hebreo antiguo “Kará[o Qará]” que significa Escritura). Los judíos caraítas, o como algunos prefieren decir: “Israelitas Caraítas” (término más exacto), son israelitas o judíos que viven según las Escrituras Hebreas, sin añadiduras ni sustracciones. El término “Judío Caraíta” no es una identidad étnica. Algunos judíos caraítas nacieron de familias judías caraítas, otros nacieron judíos rabanitas, quienes luego se arrepintieron y abrazaron las Escrituras Hebreas, mientras que otros nacieron gentiles y se unieron a la nación de Israel (por conversión). Durante la época del holocausto, no había judíos caraítas o israelitas caraítas en la Europa ocupada por los Nazis, sencillamente porque en ese tiempo la mayoría de caraítas vivía en Egipto, Turquía e Irak.

    Paralelamente con los judíos caraítas, existe otro grupo diferente que también usa el nombre
    “Karaíta” lo cual en su propio idioma se dice “Karaylar” (Zjaczkowski p.11). Estos Karaítas
    Karaylares son una comunidad étnica que origina en la Europa Oriental, aunque el origen exacto de ellos es tema muy debatido. Aparentemente, en parte son descendientes de judíos caraítas que dejaron el judaísmo caraíta a finales del siglo 19 o al comienzo del siglo 20. Según dicen los mismos karaítas karaylares, son descendientes de tribus tártaros y turcos, y apoyan ese alegato con pruebas lingüísticas y antropológicas. Frecuentemente se los confunde a los karaítas karaylares con judíos caraítas, y cuando sucede eso, ellos mismos explican que no son judíos de ninguna índole.

    Una de las características de los karaítas karaylares es que profesan la creencia en Jesús y en
    Mahoma como profetas. Warren Paul Green, renombrado investigador del holocausto explica:

    “Uno de los aspectos del Karaísmo Ruso [Karaylar] era que reconocían la “divinidad” de
    Jesús y Mahoma. En un tratado publicado por la comunidad karaíta karaylar polaca en 1938, el tema de la relación del karaísmo karaylar con el Islam y el Cristianismo fue comentado:

    “Los Karaítas [Karaylares] opinan que Cristo y Mahoma eran profetas.” (Green 1978a
    p.286, citando a Firkowicz p.2)

    Esto fue confirmado por una declaración de Sheraya Szapszal, líder de los karaítas karaylares en Polonia, quien declaró en 1936:

    “Para nosotros, Cristo es un gran profeta, pero no el Mesías.” (Green 1978a, citando a
    Moreau p.392)

    Así que una de las características que los distingue a ellos de los judíos caraítas es que los
    karaítas karaylares reconocen a Jesús y a Mahoma como profetas, mientras que los judíos
    caraítas aceptan únicamente la profecía del Tanᢠ(Antiguo Testamento).

    Queda claro que los judíos caraítas y los karaítas karaylares son dos grupos distintos y separados. Uno es un movimiento religioso, mientras que el otro es un grupo étnico tártaro y turco, con su propia herencia religiosa única. Son como manzanas y naranjas. O tal vez una analogía mejor sería “toronjas y naranjas” ya que es posible que hayan tenido un origen común, pero que para mediados del siglo 20 se convirtieron en dos entidades completamente separadas y desconectadas. Confundir los dos grupos es como confundir los indios americanos con los indios hindúes.

    • kapshagai dijo:

      Gracias de nuevo por su aporte.

      Parece claro que se puede considerar a las comunidades caraítas de Lituania, Polonia y Crimea como sustancialmente distintas del resto de comunidades que se declaran caraítas, ya que en cierto modo su identidad está definida no sólo por rasgos religiosos sino también étnico-lingüísticos.

      Sin embargo, concluir, como hace usted con su analogía de los indios y los hindúes, que las dos comunidades no tienen absolutamente nada que ver me parece sumamente erróneo.

      Por lo que veo es cierto que las comunidades del Este de Europa sufrieron un proceso de “desjudaización” (negación de su carácter judío), que aunque se remonta al s.XVIII tiene en personajes como Abraham Samuel Firkovich, y sobre todo a Seraya Shapshal a sus máximos exponentes. Hoy en día estas comunidades no se declaran judías, sino simplemente caraítas.

      Supongo que uno de los factores para que se diese ese proceso fue la constante presión a la que se veían sometidos los judíos en el imperio zarista, por una parte; y a las peculiaridades lingüísticas y el auge de los nacionalismos y el panturquismo por otra.

      (He encontrado una obra interesante que parece abordar el tema http://www.amazon.com/Karaites-Dejudaization-Historical-Endogenous-Comparative/dp/9122014128)

      Con todo, la comunidad lituana hoy en día proclama, exactamente igual que usted, una fe que se basa exclusivamente en las Escrituras hebreas, sin añadiduras ni sustracciones.

      http://www.karaim.eu/index.php?id=20&lang=en

      Sobre el reconocimiento de Jesús y Mahoma como profetas (atribuirles divinidad es un asunto diferente), no veo ninguna mención en las modernas explicaciones de la fe karaim, más que esas afirmaciones de Shapshal que usted menciona y que es necesario contextualizar (momento álgido del estalinismo, prolegómenos de la II Guerra Mundial, etc.)

      Ya que usted parece conocer el tema en profundidad le pediría por favor que mencionase más diferencias entre la fe que profesan los caraítas y los karaim del este de Europa. Seguro que son abundantes, tanto de carácter doctrinal como litúrgico. Me parece un tema muy interesante, y creo que le puede resultar muy ilustrativo a los lectores.

      Por otra parte, en la bibliografía señalo dos obras (Arık y Çulha) en las que se da buena cuenta de las estrechísimas relaciones que hubo, hasta el nacimiento de la URSS, entre la comunidad caraíta de Estambul (tradicionalmente helenófona, no lo olvidemos), y la comunidad karaim de Crimea. Si tan ajenas y diferentes entre sí se percibían ambas comunidades (ĥasta el punto de que confundirlos es como confundir indios americanos e hindúes según usted) ¿Por qué los caraítas estambulíes se tomaban la molestia de ir incluso a buscar esposa entre los karay de Crimea? ¿acaso no podían encontrar otros “hindúes” más cercanos?

      • kapshagai dijo:

        Con respecto al tema de la colaboración de algunos caraítas con los nazis, ya que usted se ha tomado la molestia de copiar fragmentos de este texto sin citarlo

        http://www.karaite-korner.org/holocaust.htm

        podía haber mencionado también lo que se afirma unos párrafos más abajo:

        […] In other words, the Nazis tolerated the presence of Karaylar-Karaites in their armed forces because the Karaylar-Karaites were allied with the Crimean Tatars […] Green mentions that some of these Muslim Tatars and Karaylar-Karaites served in the “Waffen-SS”. […] It may seem incredible that the Karaylar-Karaites, who according to most historians had Jewish ancestry, served in labor battalions in the Nazi army. Yet in the overall context it is not so surprising.

        Personalmente, al escribir esta entrada me basé en el artículo de Warren Green mencionado en la bibliografía, en el que se afirma lo siguiente:

        “From a letter dated 27 September 1944 written by Party Chancellor Gerhard Klopfer to SS Major General Karl Brandt, one learns
        the astonishing fact that an estimated five to six hundred Crimean Karaites were serving in the Wehrmacht, Waffen SS and Tatar Legion.”

  7. Oved dijo:

    Por cierto no hice mención que soy caraíta y fui estudiante de la Universidad Caraíta! conozco el tema. El pedazo que publique anteriormente es un pedazo de una de las lecciones del Sr.Nehemias consta alrededor de 24 paginas o mas! jamas y solo lo que puse es un pedazo de la introducción. El tema es bastante extenso. Actualmente si hay judíos caraítas en Crimea, y mantenemos comunicación con ellos, a lo que me refiero es a la supuesta colaboración de caraítas con los nazis, lo cual para esa época no existían caraítas en esa región!

  8. Oved dijo:

    Lo que se publica en Karaite-Korner no es ni una cuarta parte del tema original, no puse de donde saque la cita ya que a los estudiantes y a los ex-estudiandes de la KJU nos prohíben sacar las lecciones por eso solo puse un pedazo para colaborar en el tema, ya que no he escrito nada al respecto.

    • Oved dijo:

      En adición nadie puede hablar con seguridad de lo que sucede en nuestras filas mas que nosotros mismos ya que estudiamos nuestra historia y algunos son descendientes de las familias de los caraítas antiguos. La mayoría de la información que se consigue es basada en la mentira rabínica, eso gracias al coraje u odio que nos tienen.

  9. Pingback: El turco, una lengua europea | Turquistán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s