Huellas turcas en la lengua rumana

Aprovechando mi estancia en Bucarest voy a hacer un breve repaso por la influencia turca presente en la lengua rumana moderna. De la misma manera que habíamos mencionado algunas palabras de origen turco en español, creo que es interesante echar un vistazo a la lengua románica donde el elemento turco es más considerable.

En realidad la influencia turca – habría que decir túrquica, en sentido amplio – sobre el dominio lingüístico rumano se ha ejercido históricamente a través de dos fuentes bien distintas: en primer lugar los pueblos túrquicos (pechenegos, cumanos y tártaros) que llegaron al actual territorio de Rumania desde el norte a partir del siglo X y cuya lengua era de la rama kipchak; y por otra parte los otomanos, de la rama oghuz, que llegaron desde el sur y dominaron buena parte del territorio desde el s.XIV hasta la primera mitad del s.XIX. Ambas ramas siguen teniendo comunidades significativas de hablantes en el territorio rumano a principios del s.XXI: los tártaros y los turcos de la región de Dobruja. Pero lo que ahora nos interesa es la influencia de sus lenguas en el idioma rumano.

Pechenegos asesinando a Sviatoslav I, príncipe de Kiev

Del paso de los pechenegos quedan algunos topónimos como Pecinişca o Peceneagul.

A los cumanos se les deben topónimos como Teleorman (< deli orman, ‘bosque loco’), Caracal (< kara kala ‘fortaleza negra’), y vocablos como beci ‘sótano’, duşman ‘enemigo’, cioban ‘pastor’, habar en la expresión habar n-am ‘no tengo ni idea’.

Pero sin duda la fuente más importante de turquismos proviene de los dominadores otomanos, que aportaron la mayoría de las más de mil voces turcas que conoce el fondo léxico del rumano moderno. Entre las más utilizadas, muchas de ellas con un origen último en el persa u otras lenguas, se citan sustantivos como berechet ‘abundancia’, cafea ‘café’,  chef (< keyif) ‘ganas, humor’, ciorbă ‘sopa’, geam (< cam) ‘vidrio’,  capac ‘tapa, cubierta’, cearşaf  ‘sábana’, chibrit ‘cerilla’, ciorap ‘calcetín’, dulap ‘armario’, geantă ‘bolso’, haz ‘entretenimiento’, musafir ‘huésped, invitado’, odaie ‘habitación’, palavragiu ‘chismoso’ (< palavracı, una palabra con un curioso origen, como vimos en esta entrada), sarma ‘rollitos de hoja de parra o de col’, soi ‘raza, estirpe’, sufragerie ‘comedor’ y tutun ‘tabaco’.

Postal de la mezquita de Mangalia, la más antigua de Rumania

También aparecen numerosos adjetivos de uso corriente: caraghios (< karagöz por el teatro de sombras turco) ‘absurdo, hilarante’, chior ‘tuerto’, coscogea ‘enorme’, mahmur ‘resacoso’, murdar ‘sucio’, tembel ‘indolente’, etc.

E incluso algún adverbio, como ioc ‘no, en absoluto’, amandea ‘enseguida’; e interjecciones como aferim ‘¡bien hecho!’, aman ‘ay de mí’ haide ‘¡vamos!’ o incluso sictir ‘¡que te jodan!’.

Junto a estos vocablos de uso muy frecuente existen en rumano numerosos términos turcos en distintos dominios. Mencionemos algunos de pasada:

Agricultura: bostan ‘calabaza’, fistic ‘pistacho’, harbuz ‘melón’, lalea ‘tulipán’, pătlăgea ‘berenjena’, susan ‘sésamo’.

Reino animal: bursuc ‘tejón’, calcan ‘rodaballo’, maimuţă ‘mono’, etc.

Minerales: chihlibar ‘ámbar’, fildes ‘marfil’, sidef ‘nácar’.

Ropa: basma ‘fular’, caftan, halat ‘abrigo’, ilic ‘traje campesino’, etc.

Alimentos: baclava, caimac ‘nata’, chebap ‘asado’, chiftea ‘albóndiga’, iaurt ‘yogur’, magiun ‘mermelada’, covrigi (< gevrek) ‘simit’, etc.

Oficios: bacal ‘tendero’, boiangiu ‘tintorero’, cazangiu ‘fabricante de teteras’, tutungiu ‘tabaquero’, etc.

Un caso aparte lo forman los sufijos de origen turco, algunos de los cuales tienen una gran productividad en rumano y se emplean incluso con sustantivos de otros orígenes. Es el caso del sufijo -giu/-ciu (< –cI), utilizado principalmente para formar oficios: cafegiu ‘propietario de un café’ y actualmente ‘amante del café’, conacciu ‘posadero’, boiangiu ‘tintorero’, etc. El sufijo se emplea incluso con raíces de origen latino: barcagiu ‘barquero’, laptagiu ‘lechero’, y también scandalagiu ‘pendenciero’.

La carta de Neacșu, el primer texto en lengua rumana, es una advertencia sobre el avance de las tropas otomanas en Valaquia

A veces los turquismos con el sufijo -giu alternan con formas plenamente románicas, como en el caso de capugiu / portar ‘portero, conserje’.

También es relativamente productivo el sufijo lâc / lic (< –lIk) que se emplea para formar sobre todo nombres abstractos. Estados generales, como surghiunlâk ‘exilio’; calidades como şiretlic ‘picardía’, o colectivos como calabalâc ‘pandilla’. Se emplea también con raíces no turcas como por ejemplo en avocatlâc ‘abogacía’. El sufijo ha perdido productividad y alterna con sus equivalentes rumanos: murdarlâc / murdarie ‘suciedad’.

Del mismo modo las palabras de origen turco se someten en muchos casos a los procedimientos de formación de palabras propios del rumano: de chirie ‘alquiler’ se obtienen chiriaş ‘inquilino’, y a închiria ‘alquilar’. De duşman ‘enemigo’ se derivan dușmănos y dușmănesc ‘hostil’, y a dușmăni ‘0diar’.

En ocasiones el término turco ha sufrido un desplazamiento semántico en rumano, generalmente adquiriendo una apreciación negativa o despectiva. Por ejemplo maidan, del turco meydan ‘plaza’, en rumano adquirió el significado de ‘solar, vertedero’. Asimismo mahala, que proviene de una voz turca para ‘barrio’, en rumano significa ‘suburbio, bajos fondos’, o pehlivan, que de su significado original de ‘luchador, hombre fuerte’, ha pasado en rumano a ‘charlatán, payaso’.

Como vemos la mayoría de préstamos turcos en rumano se inscriben dentro de la lengua popular y coloquial, no tanto en los registros más cultos, ya que estos están impregnados de voces griegas debido al dominio fanariota. Estamos pues ante un fenómeno de adstrato, préstamos lingüísticos entre comunidades vecinas, que por supuesto también aparecen en abundancia en las lenguas turca y tártara habladas hoy en día en Rumanía.

Terminemos con un enlace a un estupendo blog rumano dedicado a la lengua turca: Limba turcă prin ochii mei

Bibliografía  

– Lazarescu-Zobian, Maria Mina. Kipchak Turkic Lexical Traces of Ottoman Heritage in Romanian and Balkan. East European Monographs, 1999.
– Musina, Alexandru «Țară turcită». România Literară 19, 2003.
– Ortega Román, Juan José. «Los principados rumanos bajo el imperio turco: aspectos lingüísticos y literarios». Revista de Filología Románica 19 (enero 1, 2002): 77 – 92.
– Sala, Marius. De la latină la română. Univers Enciclopedic, 1998.
– Suciu, Emil. Influenţa turcă asupra limbii române, vol. I – Studiu monografic. Editura Academiei Române, Bucarest, 2009.
– Suciu, Emil. 101 cuvinte de origine turcă. Humanitas, Bucarest, 2011.

 

Esta entrada fue publicada en Balcanes, lengua turca, lenguas túrquicas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Huellas turcas en la lengua rumana

  1. Reyhan dijo:

    Fantástica entrada, compartiendo ya🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s